Bitácora de la tertulia #30: Paradojas

20150224160311
Bienvenidos a la Tertulia de Ciencia Ficción.

Saludos, queridos tertulianos. La Tertulia #30, celebrada el sábado 21 de enero a las 17h00 en Estación LibroAbierto, fue extensa, pero no larga. Fue muy corta para tantas cosas que hablamos, tantas cosas que pasaron, empezando porque al llegar, mi hermana y yo vimos un camión de bomberos estacionado al pie del callejón de Estación LibroAbierto. Se había incendiado una palmera que hacía contacto con una antena de Direct TV. Nos quedamos sin luz hasta casi las 20h00… Nos atragantamos de dips para que no se dañaran al irnos y cuando cerramos la puerta a la salida, adivinen qué pasó… Sí, eso.

Tertulia callejera y sin electricidad, como en la antigua Grecia.

Así que volvimos a entrar, prendimos el aire y empezamos la segunda vuelta de la Tertulia, ya con Mayté, su esposo Pepe y su amigo Mateo, un invitado que llevaron y esperamos que regrese.

Nos quedamos hasta las 23h00, y algunos hicieron post-tertulia en el callejón hasta la 01h00.

Procedo a copiar los apuntes de mi bloc.

Arquelino habla de paradojas no temporales: Explicó algo de un juego Mage, pero sinceramente, me resultó muy confuso y sigo sin entender. [Insertar aquí balada de Darío Javier].

Fernando seguro cuántico: así escribí. ¿Qué será? Tampoco sé.

Yo comenté los sucesos del episodio Tuvix de Star Trek Voyager y cómo la capitana Janeway tuvo que tomar la difícil decisión de sacrificar una vida creada por accidente para recuperar dos vidas perdidas que dieron como resultado al accidente Tuvix. Y celebré la valentía de Janeway.

Sombras chinescas: juego de salón durante el siglo XIX y parte del XXI.
Cuando se va la luz, hay que hacer sombras chinescas: juego de salón durante el siglo XIX y parte del XXI. En la gráfica vemos a un perro. O lobo.

Xavier recomendó los libros La Patrulla del Tiempo, de Poul Anderson; y El Fin de la Eternidad, de Asimov. Ambos se encuentran en nuestra biblioteca tertuliana.

Xavier preguntó qué otras paradojas existen aparte de las temporales.

Andrés nos hizo participar de un juego de rol.

Luego yo hablé de que quizá la primera vez que atisbamos el concepto de paradoja se dio cuando tuvimos metaconciencia por primera vez, es decir, conciencia de que tenemos conciencia, entonces, si yo estoy pensando en que yo estoy pensando, ¿quién está pensando? ¿Quién es “yo”? Es decir, convivimos con la paradoja.

Y justo después de esta reflexión trillada pero igual vertiginosa, empezamos a hablar, obviamente, de los ataques de pánico. Fue un momento muy íntimo y valoro mucho que se haya dado, porque eso revela nuestro grado de confianza y rayadez. Las Tertulias son un espacio seguro, pero no son para cualquiera. HIC SUNT DRACONES.

Copié literalmente una frase que dijo Colchón: “Batman me cambió a mí”. Y agregó “es el Caballero de la Noche”.

Andrés inventó, sin querer, un subgénero de la crítica de cine que bautizamos como “Spoiler por analogía”. Es rápido y mortal, como la picadura de una serpiente o el humor de los Cardasianos.

Rafaela se preguntaba por las paradojas de la comunicación, y creo que si uno va a una Tertulia, no puede evitar concluir que no solo existen, sino que quizá sean la única forma de comunicación existente.


Quiero hacer un aparte, ya que en la bitácora colectiva verán referencias a Edgar Vivar, alias “El Señor Barriga” y mi persona. Les cuento de qué se trata este relato titulado: “De cuando conocí a Ñoño”.

Conocí al Señor Barriga y al Profesor Jirafales regresando de México, cuando tenía once años y un aparato ortopédico en la espalda.
Conocí al Señor Barriga y al Profesor Jirafales regresando de México, cuando tenía once años y un aparato ortopédico en la espalda.

Hace unos trece años, en el 2003, fui, como casi todas las semanas, a almorzar al Mall del Sol con unos amigos, entre esos, nuestro compañero tertuliano Alvarete. De repente, al otro extremo del salón, vi a Edgar Vivar (que estaba de paso en Ecuador con el Circo de Ñoño) y salí disparada a pedirle un autógrafo. Dejé mi plato, atravesé el patio de comidas y llegué a donde él. Transcribo el diálogo.

– Señor Barriga, soy una admiradora de hace muchos años, ¿me podría dar su autógrafo?
– Ahora no puedo, tengo que ir a mi nave.

Ustedes, al igual que yo aquella tarde, se preguntarán: ¿qué nave? ¿Tenía que regresar al DF en un vuelo que estaba próximo a salir? ¿Era acaso el taxi la nave que lo llevaría a otra nave?

Pues no.

La “nave” era uno de esos simuladores de vuelo que estaban de exhibición en el mall. Con incredulidad, vi cómo el Señor Barriga ponía una ficha en la ranura y subía al aparato, cómo se cerraba la escotilla automáticamente y cómo el simulador empezaba a balancearse mientras mi boca continuaba abierta y mi asombrada ceja se elevaba al igual que la de otro respetable Señor de la televisión.

Regresé derrotada a mi asiento y soporté las burlas de mis amigos.

Y soporté las burlas de mis amigos tertulianos, trece años después, el sábado 21 de febrero de 2015. Traté de encubrir mi dolor por la herida reabierta filosofando sobre la noble misión de los actores, esos hombres y mujeres capaces de conmovernos día a día con su trabajo, blablablá. Andrés sugirió, no muy lejos de la verdad, que mi ego era el que había sufrido y que ni el Señor Barriga, ni ningún otro actor o actriz, se “deben a su público” en cuanto a los autógrafos que deben firmar…

Pero yo atravesé el patio de comidas por él… I threw my pie for him. Y para él, eso no fue nada.

Duele.


Nuestro newbie presenció lo mejor y peor de la naturaleza tertuliana.
Nuestro newbie presenció lo mejor y peor de la naturaleza tertuliana.

En fin, pasemos a temas más celebratorios: ¡ya tenemos algunas tradiciones nacidas bajo el ala sobreprotectora y recelosa de las Tertulias!

  • Las frases non-sequitur de Fernando: indescriptibles. Tienen que estar allí cuando sucede.
  • Los links de JD: el minucioso trabajo bibliotecario de JD hace que siempre contemos en la bitácora colectiva con los links de los libros o series que comentamos en la Tertulia.
  • El postre de Verónica: si Vero llega sin postre, puede haber una ruptura en el espaciotiempo.
  • Los vines de Arquelino: título que se explica a sí mismo.
  • La post-tertulia: nadie habla de lo que pasa en la post-tertulia.
  • La Tertulia Navideña: por ahora, solo se celebra en Navidad.
  • Las tertulias extraordinarias: cuando las hacemos con invitados, en el marco de una feria, durante o después de una abducción, o en defensa de una tesis doctoral.

Y ojalá se conviertan en una tradición:

  • El Rincón de Colchón: espacio de cine alternativo con el anfitrión más apasionado y unilateral de todos. Solo hubo un rincón, pero será una tradición. Y es rima, porque es de Colchón.
  • Roleando con Andrés (nombre horrible que me acabo de inventar, espero que Andrés sugiera otro): juego de rol que Andrés dirige para así hacernos hablar del tema del día de forma más activa. Copio aquí lo que escribió el Almirante Fernando en la bitácora colectiva: “El taller que se formó al final de la tertulia es uno de los eventos más significativos que se hayan dado desde su creación; y da pautas para explorar todo lo que la Tertulia puede ofrecer al género y a la gran comunidad de Tertulianos del mundo: gran creatividad con respaldos literarios, cinematográficos, ilustraciones… Perspectivas promisorias.”

Y ahora le cedo el turno a las memorias colectivas de nuestro grupo en FB.

People in Black.
People in Black.

Daniela Anchundia: 1. ¿Si viene tu yo del futuro y te pide que cambies algo porque tu vida depende de ello, qué haces? ¿Cómo evitar la paradoja?

  • 2. Colchón se cortaría el talón y los dedos de los pies para que le quede el zapato de cristal y convertirse en Rey de un País, siempre y cuando sea con un buen cirujano.
  • 3. Los posibles nombres para la tertulia: Ter-Gye, Ter-Gua y Gua-Ter.
  • 4. Las categorías que le damos a los objetos y el miedo a lo que no podemos categorizar, la importancia de sentir que uno “pertenece”.
  • 5. Recomendamos el podcast Invisibilia y el programa The Power of Categories (yo personalmente les recomiendo también The Secret Life of Thoughts).
  • Y la cereza: Edgar Vivar y su urgencia por abordar su nave “El Simulador Venturer”.

Verónica Quintana: Lo que más recuerdo de la tertulia fue el nuevo invitado

Colchón viste de negro. Temo por la princesa.
Colchón viste de negro. Temo por la princesa.

Zanza Harara: Las “Locas Aventuras de Dr. Colchondoom” tras perder sus talones y dedos de los pies; cómo el Señor Barriga aprendió de Don Ramón a escabullirse; la paradoja de Parrondo (con la explicación de mi pésima memoria); la paradoja de los letreros; la acción de “Arisia”, la “perjudicada”, para que regrese la electricidad; mi intento fallido de fogata con la palmera chamuscada; el intento de transformador bomba; la paradoja cíclica de cómo Daniela Anchundia llegó a la tertulia 4 veces pero Andrés Vera solo 1 vez; la paradoja en el tiempo que sufrieron los mensajes celulares del juego del bosque de Mayté Bravo; mi insistencia en GUATER como identificativo de las tertulias de Guayaquil (es bien guayaco después de todo); tipos de viaje en el tiempo (presencial o envío de información) y cómo puede afectar la rotación del planeta; la guerra de los spoilers entre los Andreses; los ejercicios de confianza con el yo de otro tiempo; Edipo en Minority Report; la inconveniencia del cambio de eventos en el pasado; las paradojas de Futurama; Time-Cop; cómo Colchón decidió desaparecer ante el gran ojo de internet; y sobre todo: ¡cómo el hecho de que no había electricidad llenó la sala!

Fernando Naranjo: Temas convergentes: Yo creo que de todas las sensaciones posibles de recrear, la más compleja para cualquier… digamos civilización, o grupo de programadores, debe ser la del dolor: tanto el físico como el otro… Cuando mi Comandante Denise Nader propuso cómo saber si estamos en un universo real o si este no fuere sino una formidable recreación de unos NEOS hiperespaciales, respondí de una forma harto rústica: “Fácil, en el momento que te sorprenda un cálculo renal, un cólico menstrual o unas simples y emergentes ganas de cagar, verás que este es el universo real, o el único de los mundos posibles (Leibniz). Según wikipedia el cerebro cuenta como con 6 tipos de detectores con sus rutinas y subrutinas adecuadas para evitarlo, para tratar de bloquearlo (químicamente), reaccionar instantáneamente, etc…

JD Santibáñez: Les recomiendo la Trilogía Victoriana de Félix J. Palma. Ciencia Ficción, Steampunk en Español. El personaje principal es H.G. Wells.

Creo que aquí Colchón exponía lo de su futuro reinado y por eso todos están atentos, por si acaso.

Mayté Bravo: GUA-TER debe ser el nombre de la Tertulia, o será el alterno forever. ¡Zanza Harara se pasó con ese nombre! Gracias Denise por tus palabras, la Tertulia es un must de los viajes a Guayaquil, es delicioso estar entre gente que sabe tanto y es a la vez tan divertida.

  • Mis recuerdos siempre difusos:
  • Nos rompimos la cabeza tratando de encontrar paradojas que no estén relacionadas con el viaje en el tiempo. (Una pena que debido a que Colchón no ha visto Interstellar no pudimos comentar la de la película que es menos sobre el viaje en el tiempo y más sobre agujeros negros y entrar en otras dimensiones).
  • Llegué tarde a la discusión sobre Cenicienta así que no sé qué tenía de paradójica pero sí aprendí que Colchón se cortaría medio pie con tal de ser rey de un país democrático, pero que sería un rey magnánimo que sacaría a ese país del atraso. Denise comentó si acaso la conciencia de tener conciencia califica como paradoja.
  • Andrés Vera lanzó un escenario de viaje en el tiempo medio fallido y preguntó ¿qué haríamos? Luego de varias respuestas, Colchón concluyó que cada uno responde un poco de acuerdo a su estilo de SciFi favorita, él lo hizo como un cadete en misión militar mientras que Denise hizo una reflexión filosófica para concluir que lo que tenía que hacer era seguir con la misión ya que al menos sabía que regresaba con vida.
  • Cosas random: 50 sombras de Wayne, la versión con Batman. Edgar Vivar despertó un amplio debate sobre el derecho de los actores (en tanto personajes públicos) a decirle que no quieren firmar autógrafos o tomarse fotos con los fans espontáneos que los encuentran en situaciones no necesariamente relacionadas con su arte. Denise llegó a perdonarlo.
  • Una cosa que quise comentar sobre lo que dijo Andrés sobre la necesidad de la mente de categorización: Si acaso en la ciencia ficción existe una limitación que parte de esa necesidad, y por eso se crean cosas parecidas pero ligeramente diferentes a lo que conocemos en nuestra realidad y en la ciencia como la conocemos.

Andrés Vera: Hola amigos, la pasé genial en la última tertulia, tanto así que el domingo quería ir a otra y seguir conversando. Me disculpo si hablé demasiado y dominé de más la conversación, a veces hago eso y no me doy cuenta. Eso último que dijo Mayté me parece muy interesante, que de esa sensación de algo inclasificable es que creamos los monstruos/misterios y problemas en la ciencia ficción. Otra forma de decir “el temor a lo desconocido”.

Mi reino por saber qué está pensando Fernando.
Mi reino por saber qué está pensando Fernando.

Xavier Cruz: A mí me llegó la revelación de que Minority Report es la versión sci fi de Edipo Rey. Me sorprendió descubrir que nadie conoce a Fredrik Brown (busquen sus cuentos, right now!) y me quedé con las ganas de ver el esquema de All You Zombies.

  • Me quedé pensando en las paradojas de la ciencia ficción que no son de viajes en el tiempo y dí con algunas que tal vez se confunden con ironía por parte del autor.
  • Entre las más recurrentes está el ser no humano, tal vez monstruoso pero más humano que los humanos, desde Frankenstein hasta ET.

Mayté Bravo: Yo pensé en algo que no sé si será una paradoja como tal: el conflicto que pueden tener los robots con las leyes de la robótica.

Xavier Cruz: O el pacifista que debe recurrir a la violencia para obtener la paz, desde el Dr. Kabuto hasta el Capitán Marvel….

Arquelino: Denise estrenó campanita moderadora y nos contó la diferencia de los capitanes de Startrek a la hora de tomar decisiones. Que uno se lo pensaría; que otro mataría sin darse problema; y así.

Xavier Cruz: En inteligencia artificial tenemos la paradoja del ser artificial que a emprende un largo camino para alcanzar la humanidad. Pinocho, Martin, el robot de Starry Eyes, etc. Pero ninguno hubiese emprendido la búsqueda si no hubiese tenido una chispa de humanidad en primer lugar.

Asistieron a la paradoja en más de una Tertulia temporal:

  1. Mayté
  2. Pepe
  3. Mateo Moreno (newbie)
  4. Gustavo
  5. Colchón
  6. Rafael
  7. Verónica
  8. Arquelino
  9. Zanza
  10. Xavier
  11. Andrés
  12. Daniela
  13. Ernesto
  14. Vladimir
  15. Óscar
  16. Rafaela
  17. Andrea
  18. J.D.
  19. El almirante Fernando
  20. Yo, Denise
  21. …y nuestro yo futuro (o pasado)

Antes de despedirme: tenemos una foto que tomó mi ñaña Andrea, dos videos que hizo JD, dos fotos que tomó Ernesto y el vine de Arquelino. ¡Gracias!

Nos vemos pronto. Peace and long life!

Una hermosa Luna nos recordó que la luz artificial a veces nos ciega. (Foto tomada por Andrea.)

Andrés plantea el esceneario del juego de rol.

Colchón explica algo.

Y entonces apareció Batman... (Foto y pie: Ernesto).
Y entonces apareció Batman…
(Foto y pie: Ernesto).
Tertulia al aire libre debido al incendio. (Foto y pie: Ernesto).
Tertulia al aire libre debido al incendio.
(Foto y pie: Ernesto).

Y el Vine de Arquelino.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s