Bitácora de la Tertulia #39: Ciudades utópicas y post-utópicas de Ecuador y Latinoamérica

Nerds con sombreros. (Foto de Fernando.)
Nerds con sombreros.
(Foto de Fernando.)

Queridos tertulianos, nuestra tertulia #39 fue celebrada el 22 de julio de 2016 en Estación LibroAbierto que, como siempre, nos recibe con las puertas abiertas, el aire frío y el café caliente. Contamos con la presencia física y terrestre de nuestro colega tertuliano Iván Rodrigo, y con la presencia virtual y quién sabe si exoplanetaria de muchos humanoides que nos vieron por Periscope en el primer streaming de nuestros encuentros mensuales.

Iván fue generoso con sus conocimientos sobre las utopías, que son, sobra decirlo, exhaustivos. Como todo nerd, se entregó con pasión a su charla y nos quedamos con ganas de conocer más de esas extrañas ficciones de nuestro continente.

Pueden ver cuando quieran el streaming de la Tertulia, que, si bien a ratos se salió del formato extraordinario de charla magistral, también mostró el comportamiento tertuliano tradicional, a saber, comilona y debate amistoso.

No prometo hacer streaming de todas las tertulias, porque me distraigo y no puedo llevar un registro de los hechos para mi bitácora de capitana; pero quizá sí lo haga, si consigo poner algún aparato a grabar sin necesidad de estar pendiente de éste.

Le pedí a Iván un listado de los textos que mencionó durante su charla y me mandó lo siguiente:

Las novelas son: “Sizigias y cuadraturas lunares…” de Manuel Antonio de Rivas (1770), “Lima de aquí a cien años” de Julián M. del Portillo (1843), “Desde Júpiter” de Francisco Miralles (1863), “La receta” de Francisco Campos Coello (1893), “Bogotá en el año 2000” cuento de Soledad Acosta de Samper (1901), “Barranquilla 2132” de José Antonio Lizarazo (1932), “Los altísimos” de Hugo Correa (1951), “De cuando en cuando” de Alison Spedding (2004), “Crónicas del breve reino” de Santiago Páez (2006), “Impuesto a la carne” de Diamela Eltit (2010).

Además, compartió este link para que, los que quieran, puedan leer la novela de Manuel Antonio de Rivas, cuyo título completo parece esos nombres de tesis universitaria de titulación y es pomposo y hermoso a la vez.

“Sizigias y cuadraturas lunares ajustadas al meridiano de Mérida de Yucatán por un anctítona o habitador de la luna y dirigidas al Bachiller Don Ambrosio de Echeverría, entonador que ha sido de kyries funerales en la parroquia del Jesús de dicha ciudad y al presente profesor de logarítmica en el pueblo de Mama de la península de Yucatán y para el año del Señor 1775”.


Les dejo aquí el Periscope


Chulla nota en mi bloc

  • “Los escritores de ciencia ficción son historiadores del futuro. Iván (citando a alguien más)”.

Las memorias colectivas en FB

ZANZA: Esto pone mucho a prueba mi memoria porque hubo datos de fechas, autores y obras latinoamericanas como del resto del globo. En todo caso, intento recordar más que nada las similitudes con grandes trabajos que ya conocíamos de sus muy posibles referencias del pasado. Fue una tertulia ordenada (como se acostumbra para escuchar al invitado) pero a la vez supongo que el ser una video-transmisión hace que los nerds que llevamos dentro de los geeks que somos por fuera se cohíban jajajaja. Se planteó un SÍ a la pregunta de si existían obras de la zona. Se dieron muchos ejemplos donde el tema de las ciudades se mantuvo. Se nombraron las diferencias entre utopía, distopía y antiutopía, basándose en sus raíces etimológicas, de carácter geográfico y el situacional de la era en que fueron escritas.

En un resumen muy resumido, supongo que es un tema muy foilhead, eso. Lo entreverado en mi cabeza suelta esto: La Receta, Los Altísimos, Guayaquil Novela Fantástica, Impuesto a la Carne… por ahora solo eso.

ERNESTO: Pues fue una tertulia interesante y fue chévere conocer sobre obras de ciencia ficción que se han escrito en América Latina desde hace más de 100 años. Recuerdo: “Lima de aquí a cien años” de Julián Manuel del Portillo; “Viaje a Júpiter” de Francisco Miralles (lo que recordó a John Carter); “La receta” de Francisco Campos Coello (que me recordó a Sleeper de Woody Allen); “Bogotá en el año 2000” de Soledad Acosta de Samper, cuyos personajes detestan el futuro que llegan a conocer; “Barranquilla 2132” de José Osorio Lisaraso (no spoilearé el final, aunque nos lo spoilearon a todos); “Los Altísimos” de Hugo Correa (que me recordó a Total Recall conoce a Kafka); “De cuando en cuando Saturnina” de Alison Spedding (la cual pertenece a una trilogía y esta es la tercera novela, ¿entendí mal o Saturnina es inmortal?). Esta es mi contribución a la bitácora y ahora regreso a mi habitación forrada con papel aluminio antes de que Trump se apodere de mis conocimientos sobre cómo llegar a Neptuno en buseta.

 


 Fotos

Live long and prosper!

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s